viernes, 16 de julio de 2010

Penal de Chimbote: la cultura nos hace libres

En el marco de una inédita e inolvidable jornada cultural al interior del Penal de Chimbote, la mañana del último jueves se desarrolló “Poquita fe en Cambio Puente. La cultura nos hace libres”, evento dirigido a quienes por diversas razones -justas o injustas- se encuentran privados de su libertad. Al interior del centro penitenciario se presentó "Poquita fe" (libro de poesía del suscrito), se bendijo la novísima biblioteca al interior del centro penitenciario y los presentes disfrutaron de lectura de poemas, declamación a cargo de Róger Torres, y música que fue del agrado de todos.
La jornada se inició con la coronación de la Virgen del Carmen al interior del Penal, con la bendición sacerdotal de la biblioteca y con las palabras de bienvenida de Silvia Alayo, directora de la Comisión de Justicia Social, institución que junto con el blog “Marea cultural” organizaron el evento, el mismo que también contó con el apoyo de la Universidad San Pedro y Río Santa Editores.
La sorpresa la pusieron los reos del Pabellón 8 quienes de manera sorpresiva interrumpieron la ceremonia oficial y “tomaron” el Penal de Cambio Puente libros en mano, enarbolando pancartas con mensajes que hablan de su sed de lectura y de resocialización.
Podríamos decir mil cosas a través de estas líneas, pero preferimos dar paso a la reflexión respecto a la solución urgente al problema del hacinamiento carcelario que debe partir de esfuerzos multilaterales, del Estado y la sociedad civil. Necesitamos concretar el cambio de la dura realidad carcelaria peruana con reformas serias al sistema judicial, legislativo y penitenciario poniendo fin al hacinamiento, la tuberculosis, los problemas de alimentación, el trato cruel, inhumano y degradante, así como garantizando la educación y readaptación a la sociedad de quienes muchas veces ni siquiera han sido sentenciados y purgan prisión injustamente. Al momento de abandonar Cambio Puente nos prometimos volver, regresar con más libros, más lectura y en otra jornada cultural que nos acerque al país invisible, al Perú marginado. (Más fotos vía Habla cabeza e` libro)
















2 comentarios:

  1. Felicitaciones por esta actividad generadora se sensibilidad y enriquecedora de espíritu. Los presos andan abandonados y nosotros les damos la espalda. Tengan en cuenta que muchos de ellos etsán ahí INJUSTAMENTE. Me alegra que el amor por la lectura llegó estos días a ellos y ahora tienen su biblioteca. Un abrazo desde La Molina.
    Susana Mckenzie

    ResponderEliminar
  2. Gucho es encomiable la actividad que llevaste a cabo en el penal. Hay muchas personas que necesitan alimento para el alma llagada y tú en cierta forma has aportado tu granito de arena. La lectura aporta en la lucha por mejores condiciones de vida en los penales para que estos se conviertan en centros de resocialización es indispensable.
    Quería agregar que existen muchas personas que viven en cárceles del alma y aún no estando entre rejas, tienen estructuras mentales que tienen que romper para ser libres de verdad.
    La literatura es quizás la única forma de alcanzar una libertad plena y de tener un aliciente ante tanta penuria. Reinvindico la libertad y me aúno a las felicitaciones. Que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar

only write