domingo, 24 de enero de 2010

Crónica vida

El periodismo literario, aquel que no escatima el tiempo, el mismo que gasta el que sea necesario para que el proceso de inmersión sea un éxito al momento de escribir una historia, es una de las pasiones del suscrito, a pesar que eso implique -como es sabido- documentarse exhaustivamente, vivir hasta el límite, leer, escribir, corregir, leer, escribir de nuevo y continuar corrigiendo, a pesar que casi nadie lo entienda y mucho menos lo lean.
Me refiero a este género porque desde el lunes pasado han empezado a aparecer nuevamente mis crónicas en el Diario La Industria de Chimbote. Más dedicado en los últimos tiempos al periodismo 2.0, el espacio que me brinda en sus páginas el vice decano de la prensa nacional me ayuda a mantener el brazo caliente y a no perder la mala costumbre de la escritura. Hay historias que casi todo el mundo sabe que existen, pero de las que nadie habla, porque se conocen muy poco. Muchas de ellas provienen del diario vivir. Hay oficios, profesiones, luchas, heroísmo, hazañas, sufrimiento, triunfos, terruño, naturaleza, ecología, conflictos, tantas cosas de las cuales escribir. "La ciudad de la furia" se llama la página que aparece todos los lunes con mis crónicas. Quedan invitados a su lectura.

2 comentarios:

  1. Un abrazo Gucho,leí tus crónicas de En la ciudad de la furia (remitencia sodaesteriana),un abrazo.Estoy en Lima derepente nos vemos en el Porras.
    Sigue adelante,gracias totales.
    lector miserable.

    ResponderEliminar
  2. hola estimado lector,
    qué es de tu vida. espero te vaya bien en todo lo que emprendas. ojalá nos podamos ver en el porras. porsiacaso el miércoles el ingreso es libre, pasa la voz

    ResponderEliminar

only write