martes, 28 de septiembre de 2010

El Chamán, librería de viejo

De cuando en cuando, en la librería de “El Chamán”, uno encuentra ejemplares exquisitos. Huir del ruido infernal de Gálvez y del smog que es pan de cada día en la más emblemática pero putrefacta avenida de la ciudad, resulta positivo si nos echamos a caminar por la avenida Buenos Aires y nos vamos en plan libresco. Los treinta años de librero de Luis Alberto Ríos Saavedra (Santa, 1955) no han pasado en vano. De las veredas de Leoncio Prado, a las afueras del mercado El Trapecio; del “Barrón” de La Victoria, a los mercados de Casma y Huarmey; y de sus tres años de reclusión en el Penal de Cambio Puente, a su actual ubicación en el corazón de La Cachina; mucha agua ha corrido bajo el puente (Lacramarca), muchos libros, no poca lectura.
Apoyado en su bibliomoto (triciclo librero habilitado para viajar around the world a donde lo lleve la vida), El Chamán cuenta en cada visita que le hago su novelesca existencia: decomisos, broncas con los pitufos (municipales que suelen desalojarlo), vida campesina en La Huaca sembrando arroz, etapa amorosa con la chica conservera de Coishco que ahora le cuida los hijos en su casa de San Pedro, yapas, búsqueda infructuosa de incunables y libros que jamás ubicó, taxeo como “último recurso” para poder “jamear”, y vida y milagros de los “caseros”.
La librería sobre ruedas de El Chamán tendrá unos 300 títulos a lo sumo, todos libros viejos, de segundo a quinto uso, pero sobre todo tiene buena literatura. En la bibliomoto conseguí algunas joyas francamente inhallables. Revisar la ruma de libros con paciencia y mancharse los dedos de polvo hurgando entre textos de todo tipo, vale la pena, nuestra paciencia y perseverancia. Los pobres, los campesinos que “bajan” del campo a la ciudad los domingos y los lectores voraces, son los clientes asiduos de quien –en parte- nos ha hecho olvidar la ausencia del Tío Clorito, legendario librero cachinero que un día desapareció para siempre de Chimbote. Más tarde daré una vuelta por La Cachina; habla, ¿vamos a visitar al Chamán?

2 comentarios:

  1. Muy buena historia. me hubiese gustado sea más extensa, creo que da para más.
    Lourdes Llaque

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante está el artículo posteado sigue así.

    ResponderEliminar

only write