lunes, 26 de agosto de 2013

El fracaso escolar y un falso discurso

 Augusto Rubio Acosta

El extendido y falso discurso de que los escolares fracasan en la escuela debido a que los padres no se preocupan por la educación de sus hijos, me viene siempre a la cabeza cuando veo a mi pequeño Josemaría sentarse en casa a trabajar las tareas que el colegio le encarga a diario. Me asalta entonces la certeza de que si bien es cierto hace muchos años los padres 'tomaron conciencia' de la necesidad de involucrarse en la vida escolar de sus hijos, los niños y niñas no necesariamente necesitan sentir la presión de una exitosa vida académica ni de profesores o escuelas donde se enseñe durante más horas materias 'más duras'.
¿Qué tan necesario es repasar con los niños las clases del día?, ¿que tanto perjudica su autonomía? La pregunta deberían hacérsela generalmente las madres, a quienes sobre todo les toca el rol de ayudar a sus vástagos con los deberes escolares o vigilar que estos sean cumplidos. 
Antes, hace más de treinta años, la mayoría de niños peruanos recibíamos apoyo en casa hasta determinada edad, quizá porque los padres de entonces no contaban en su mayoría con estudios superiores; hoy es distinto (por lo menos en un gran sector de las urbes); sin embargo, es triste comprobar que las escuelas han orientado su plan curricular al 'éxito académico', a la romántica idea de ingresar a la universidad (no importa cuál, el asunto es 'ingresar', a pesar que como se sabe el 99% de ellas a las justas alcanza niveles paupérrimos), olvidando lo más importante en la vida:  los valores, la parte lúdica, el juego, la responsabilidad.
En las escuelas, se registra una obsesión por recargar de tareas a los estudiantes, por aumentar horas para así 'aprender más'; hasta en las vacaciones de medio año y de verano priman los talleres de 'refuerzo escolar', de inglés, entre otras materias consideradas difíciles por la comunidad educativa.
¿Qué hacer como padres?, ¿intentar fundar un colegio 'antisistema' donde podamos nosotros mismos enseñar a leer y a escribir a nuestros hijos?, ¿aprenderían más y mejor en casa, lejos del triste sistema escolar a que se ven sometidos?
Hace algunos meses (y post), reflexionábamos aquí sobre los niños y el arte como medio de expresión que utilizan  naturalmente y en forma de juego, constituyéndose en el camino para volcar sus experiencias, emociones y vivencias diarias. Precisamente deberíamos apelar a ello, sin olvidar que los padres habemos de limitarnos a organizar y asesorar las tareas escolares con el objetivo de mejorar el rendimiento, más no a desarrollarlas ni sentarnos a ejercer presión generando la idea de que el estudiante no podría realizarlas sin ayuda.
Sin embargo, nada de esto es absoluto. El informe PISA de 2009 demuestra que el rendimiento académico está muy asociado al origen social del estudiante, la profesión de sus padres, la estructura de su familia y, finalmente, el género. Es decir, existe un desequilibrio en las oportunidades educativas, lo cual debe (tiene) que revertirse. Lo ideal es que los deberes se hagan en la escuela bajo la supervisión de los profesores. Enviarlos a casa genera desigualdad, al traspasar parte de la responsabilidad de la instrucción a las familias (con los enormes vacíos culturales y económicos de cada una de ellas). Si queremos una sociedad justa en materia educativa, las tareas escolares deberían realizarse en la escuela, una que ofrezca las mismas posibilidades de éxito para todos. 
El problema es que hablar de estas cosas en un país como el nuestro resulta utópico debido a la ignorante clase política que tenemos. Organizar el tiempo y el espacio adecuados para las tareas de los niños y niñas es el rol que nos toca (que nos queda) a los padres; no basta acudir a las sosas e improductivas 'reuniones de padres de familia', es preferible pensar y ver más allá, para eso precisamente sirven las reflexiones.

1 comentario:

  1. Invitación - E
    Soy brasileño.
    Pasei acá leendo , y visitando su blog.
    También tengo un, sólo que mucho más simple.
    Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
    A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
    Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
    Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
    Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
    para ti, un abrazo desde Brasil.
    www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar

only write