martes, 24 de marzo de 2009

Legado de muerte

Leyendo el Times on line nos enteramos hoy que 46 años después del suicidio de su madre, la poeta Sylvia Plath, Nicholas Hughes, hijo también del poeta Ted Hughes, se suicidó el pasado 16 de marzo. Es por todos sabido que Nicholas sufría de depresión crónica; él sólo pudo estar junto a su madre hasta que cumplío el primer año de vida, pues Sylvia se quiatría la vida pocos días después. Nicholas Hughes se ahorcó en su casa de Fairbanks. Durante el único año de su vida que compartió con su madre, 1962, ella había escrito la mayor parte de Ariel, su más célebre colección de poemas. Incluyendo el más triste que una madre haya compuesto para señalar el nacimiento de su hijo, "Nick and the Candlestick". Ilustra este post una antigua fotografía de Sylvia y el pequeño Nicholas en brazos.

1 comentario:

  1. Y justo hablábamos de los escritores suicidas en la radio. Sylvia Plath se suicidó inhalando el gas de la cocina y ahora su hijo se ahorca. Muchos males como la depresión son heredados lo mismo ocurrió con el uruguayo Horacio Quiroga. Triste.

    ResponderEliminar

only write