miércoles, 17 de junio de 2009

Lector on line

Admitámoslo: un adicto es un tipo ingenioso y se adapta a las nuevas modalidades de compra. El adicto tuvo siempre al alcance de sus piernas esos locales plagados de la droga que él consume, llamados librerías. A él le gusta el formato libro, papel, lomo, tapas, olor a pegamento, hojas que al pasarlas hacen crinch crunch. Así que nada de e-books, pdf, Internet.

No obstante, las nuevas tecnologías aportaron lo suyo. Primero, fueron las librerías on line. O sea, cualquiera de las librerías -en especial grandes cadenas- que ponen a disposición del usuario el mismo catálogo que poseen en la venta al público. El lector adicto cliquea los libros que quiere, paga con tarjeta o depósito bancario y se lo envían a domicilio... Leyendo Ñ me encontré con este interesante artículo de Patricia Suárez destinado a lectores viciosos (y on line). A pesar que prefiero el crinch crunch de las páginas de un libro físico, vale la pena darle una leída aquí.

1 comentario:

  1. La otra vez leí un artículo de la "poeta" Giovana Pollarolo en la que hablaba del e-book,una suerte de almacenador de libros al alcance de un clic. no estoy deacuerdo en que el libro impreso vaya a ser desplazado por las nuevas tecnologías, más bien empiezo a pensar que nos quieren vender aparatos nuevos que finalmente nos van a servir de muy poco.Prefiero oler hojas de papel. A de paso, te cuento,acabo de releer Desayuno en Tifanys de Capote simplemente un pequeño clásico frase a frase en papel hongueado y gastadito como a mi me gusta.
    Lector miserable.

    ResponderEliminar

only write