viernes, 15 de octubre de 2010

Leer para crecer: el país invisible

Las ocho y treinta de la mañana en El Arenal, nuestro vehículo avanza raudo entre los sembríos, mientras decenas de niños esperan nuestra llegada en la puerta de la improvisada capilla-escuela-auditorio-local comunal de la zona. Los sábados se celebra una especie de fiesta en la mirada de los pequeños, en sus vidas, y uno puede constatarlo con sus abrazos. Los voluntarios del Plan de Fomento a la Lectura "Leer para crecer" hemos llegado hasta este olvidado paraje de Cascajal Izquierdo para las sesiones de lectura de cada fin de semana, para los juegos de integración, las clases de pintura, la proyección de films, el espectáculo de cuentacuentos, títeres, la visita de algún escritor chimbotano o simplemente para conversar con los pequeños, cantar con ellos, compartir su mundo.
A una hora de Chimbote el aire es puro, el sol enorme y el arcoiris perfecto en lo alto del cielo. En la explanada, la jornada se inicia con una enorme ronda que nos permitirá jugar al ratón y al gato con los pequeños, entre otras dinámicas. La distribución de libros de cuentos en las dos aulas, la lectura, las preguntas y respuestas es lo que sigue y justifica largamente el día. A los niños de El Arenal les encanta dibujar, pero dejamos la parte gráfica para el final de la jornada. Cuentos infantiles clásicos, cuentos peruanos, relatos orales anónimos, comprensión de lectura. Los pequeños se interesan más en los cuentos que les hablan de su realidad, del campo, de los animales y de la niñez, esa etapa del desarrollo humano en la que se forman las capacidades individuales, cognitivas y productivas.
La intensa y hasta ahora silenciosa labor que realiza Ferreyros en el ámbito de la responsabilidad social demuestra el compromiso con el desarrollo sostenible que tanto necesitamos; ojalá así lo entendieran otras empresas y emprendieran la trascendental tarea de ejercer un rol decisivo en el cambio social que el país invisible (de tierra adentro) reclama.
Así lo han entendido Carlos, César, Alberto, Eusebio y el suscrito, integrantes del programa de voluntariado que aplica desde hace tres años el plan de lectura en este excluido sector del valle del Santa. “Los niños no sufragan, no protestan, no hacen huelgas ni toman carreteras, por eso siempre están postergados y viven al margen de la agenda política”. Recordamos la frase del padre Gastón Garatea y reflexionamos alrededor de las cifras macroeconómicas que los medios de comunicación difunden diariamente, olvidando el lado humano de los niños, su futuro, la humanización de los presupuestos.
En El Arenal los índices de deserción escolar son muy elevados (los padres envían a sus niños a trabajar al campo en lugar de llevarlos a la escuela), la desnutrición infantil es un problema latente, al igual que muchas enfermedades que podrían ser fácilmente controladas. Negar la prioridad de la infancia en salud, educación, nutrición y recreación es no tener una visión de país y no querer romper el círculo vicioso de la pobreza que se transmite de padres a hijos por generaciones. Urge aumentar el capital humano en el futuro, potenciar la triada esencial para una buena infancia: afecto-juego-buena alimentación, que les sirva a los más pequeños no sólo a sobrevivir, sino a florecer, a crecer plenamente.


Hoy, El Arenal ha recibe la visita de Marco Cueva, escritor, pediatra, profesor universitario y amigo, quien ha traído una guitarra atiborrada de canciones, una lectura y un lote de libros como obsequio. Nos acompaña también Carlitos, estudiante del Colegio Cervelló, quien ha venido a compartir un libro de valores y a experimentar in situ nuestra pequeña experiencia. Democratizar el acceso al libro, a otros soportes de la información, y promover iniciativas orientadas al fomento de la lectura es el mejor de los trabajos al que podamos dedicarle nuestro tiempo y energía. En Ferreyros se desarrolla también un Taller de Lectura con los trabajadores, espacio pedagógico que implica pensar en la educación como un aprendizaje permanente, en la que el participante juega un papel activo y protagonista mediante los elementos de análisis intelectual y social que se les brinda. En la lectura está todo, sin lectores no hay democracia ni ciudadanía, tampoco conocimiento, saber. El único camino hacia todo ello, hacia ser mejores personas, es la lectura y nada puede sustituirla. Por eso urge engrandecer y multiplicar espacios como el que estoy describiendo, orientar la responsabilidad social empresarial hacia la generación de impactos positivos, educar en valores y aportar al desarrollo.
Desde pequeños, en casa, nos enseñaron a ser agradecidos en la vida, desde niños aprendimos la importancia del libro, a compartir con los que menos tienen y a comportarnos de ese modo a lo largo de nuestra existencia. El ser escritor fue siempre (continúa siendo) otro asunto y lo aprendimos por cuenta propia: saber que lo importante no es el reconocimiento sino escribir (escribir bien), encadenarse de por vida a un noble pero implacable oficio, es pasión, necesidad, deseo de contribuir a que realmente seamos un país grande, un país de lectores. Para el suscrito, cuando escribe en soledad y aislamiento, los marcos referenciales de lo social y de lo político están en la defensa de la lectura, de la escuela, el vínculo con los maestros, con los bibliotecarios. En ese sentido, el trabajo que desarrollamos con los voluntarios en El Arenal está vinculado a esa necesidad, a esa permanente pedagogía, diría yo, de despertar la curiosidad y la imaginación, la alegría del conocimiento. Sin dejar de escribir, tenemos la oportunidad de hacer algo en la vida; en este blog recordamos siempre las palabras pronunciadas por el maestro Luis Jaime Cisneros el año pasado en la Casona de San Marcos: "Cuando compruebo que invertir en la infancia ayuda a erradicar la pobreza y estimula el desarrollo sostenible del país, me reconcilio con la vida y veo el porvenir muy cerca del horizonte". Nada es más contundente que la verdad, la vida, la lectura.

8 comentarios:

  1. Felicitaciones por el trabajo social que realizan.

    Ojalà otras empresas seguirìan el ejemplo lo que realmente es responsabilidad social.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Gucho, una vez más elogio tu papel de promotor y difusor de causas nobles. Tu labor es encomiable por los niños y la lectura. Trataré de seguirte los pasos.Un abrazo.
    roberto

    ResponderEliminar
  3. Gran tarea, pero donde estàn las otras empresas "grandes" de mi querido Chimbote. Me sumo a las felicitaciones para todo el equipo de trabajo nde la empresa Enrique Ferreyros. Su labor los engrandece.
    Mateo Millones
    Buenos Aires. Nuevo Chimbote

    ResponderEliminar
  4. Si son el futuro, tienen que ser nuestro presente y el futuro de los pueblos libres, la justicia social y la paz se adquieren a traves de la lectura que edifica... hermosa labor, TAMBIEN ME RECONCILIO DESDE ACA CON LA VIDA. UN ABRAZO FUERTE.
    Minerva Jiménez.
    Río Piedras
    Puerto Rico

    ResponderEliminar
  5. la lectura, más que un deber y principio, más que un derecho es la vida misma del hombre por que "la lectura nos hace ser humanos, nos identifica como tales, y mediante ella somos todos en uno y uno en todos, porque la lectura conecta las conciencias, los espiritus y nos conecta con nuestra realidad"...pues que diria de aquellos que no leen a pesar que tienen eduacion, y de los que no saben leer. Al leer esta nota mi corazon se llena de una melodia agridulce;dulce, porque personas como tu ayudan a los demas a conocer la vida "LA LECTURA Y EL LIBRO ES LA VIDA" les estas enseñando a vivir, admiro tu esfuerzo por ayudar al projimo;agrio, porque los politicos no les importa nada los niños de nuestro mañana y luego se quejan que tenemos malos ciudadanos. Existen muchas empresas que explotan laboralmente a nuestros hermanos y estas no apoyan a estos proyetos de educacion cultural, por que para ellos es peligroso la cultura para sus esclavos, eso es lo que somos para ellos, que se interesan para que no se eduquen y sigan ignorantes de la realidad, y ellos sigan explotando a nuestros hermanos...si queremos ser libres, entonces hay que leer, si queremos creer y madurar conciencias de nuestra realidad hay que leer. Gracias Augusto por esta colaboracion que haces por nuestros niños, hoy tengo el corazon triste con esta escena, que al gobierno no le importa, pero hay que seguir haciendo lo que podemos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por comentar, amigos. El Plan de Fomento a la Lectura "Leer para crecer" es una iniciativa de Ferreyros, no es iniciativa personal; el suscrito es un modesto integrante de un colectivo humano que a su manera cambia o intentan cambiar la realidad en que vivimos. Hago mías las palabras del maestro Luis Jaime Cisneros: "Cuando compruebo que invertir en la infancia ayuda a erradicar la pobreza y estimula el desarrollo sostenible del país, me reconcilio con la vida y veo el porvenir muy cerca del horizonte"... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Augusto, nos faltaba una persona que tome la pluma en sus manos para escribir sobre el trabajo silencioso que se está desarrolando en Cascajal Izquierdo en la Institución educativa N° 88399 "El Arenal" desde hace 3 años, tratando de motivar a los niños a leer y conocer sobre la realidad de la vida, es un honor para mi tener como amigo y compañero en este trabajo a tu persona, esta publicación que realizas no debe ser para ensalzarnos a los que participamos del programa, sino más bien para que sirva de estimulo a otras empresas y personas a que realicen trabajos similares.
    Eusebio

    ResponderEliminar
  8. eusebio, es bueno verte y leerte "por aquí". en efecto, si en algún lugar de chimbote o el país hay una empresa donde se emprenda lo que desde hace años realiza de manera totalmente anónima ferreyros, se habrá logrado un objetivo más en la dura tarea de sembrar mediante la lectura e impulsando un país diferente. un saludo, ya nos vemos...

    ResponderEliminar

only write