lunes, 10 de enero de 2011

Homenaje a Arguedas en Chimbote: 100 años

Los homenajes en Chimbote por el centenario del natalicio de José María Arguedas (cuya fecha central es el 18 de enero próximo) se inician este 20 y 21 de enero con el ciclo de conferencias sobre la vida y obra del autor de "El zorro de arriba y el zorro de abajo" que organiza la Casa de la Amistad Peruano-Cubana y el blog "Marea cultural", con el patrocinio de la Universidad San Pedro.
César Lévano, poeta, director del Diario La Primera y trabajador cultural de siempre; Gonzalo Portocarrero, sociólogo, científico social, ensayista y profesor principal de la Universidad Católica; Rómulo Monte Alto, crítico literario, doctor en Literatura comparada por la Universidad de Minas Gerais; y Vicente Otta, sociólogo y destacado intelectual peruano; ofrecerán conferencias magistrales en el auditorio de la Universidad San Pedro a las 7:30 p.m. Las veladas prometen además música andina, pero sobre todo un alto sentimiento de hermandad alrededor de uno de los máximos íconos de la peruanidad. El ingreso es libre. Te esperamos. Este es el año del centenario del natalicio de José María Arguedas, el Perú nos llama.

2 comentarios:

  1. El zorro de arriba y el zorro de abajo -extracto del segundo capítulo.



    - ¿Ostí dice que pescador es maleante; ostí , chofer?

    - Yo no sé nada amigo -le contestó el chofer.

    - ¡Ah! Yo pescador con chaveta-funda, elegante. ¡Verás! Cinco cruces hey plantado, de nadies, en la hondonada. ¡Ahí está chaveta!

    El chofer sintió la punta del cuchillo en la nuca. Aceleró.

    - Pescador, siempre maleante, oiga chofer. Sano, borracho, en la mar, en prostíbolo, todo, todo, siempre maleante. Tú asustaste ¿no? Ya; guardamos chaveta, pagamos fuerte a chofer obediente. Llévame hotel Florida.

    El taxi entró al pavimento de doble vía de la avenida del Hospital Obrero. Allí empezaba el alumbrado eléctrico y el "elegante" barrio de los obreros de la Fundición; el chofer detuvo el coche junto a un poste, bajo la luz de las lámparas.

    - ¿A la comisaría, jefe? -le dijo a su pasajero-. Te has emborrachado con aire, temprano. Descansarás en la comisaría, tranquilo, después en la cárcel.

    - Como quieres, chofercito. Yo "mafia". Llévame a Comisaría. Ahí quedas, yo no pago. Llévame hotel Florida, puta elegante, pago fuerte.

    - Paga fuerte, jefe.

    El chofer puso en marcha el automóvil; aceleró.

    ResponderEliminar

only write