miércoles, 13 de julio de 2011

Hey, Jude (el viejo post que me debía)

"Hey, Jude, no lo estropees, coge una canción triste y mejórala, recuerda que has de hacerle un sitio en tu corazón, sólo así podrán irte mejor las cosas..."


Habré escuchando el primer sencillo de Apple Records (1968) a finales de los setentas, cuando el viejo tocadisco que mamá me obsequió era el centro de mi vida y el pequeño universo donde volaban mis cometas y se amalgamaba mi esperanza. En aquéllos años perdidos y maravillosos de Miramar, el gran trabajo armónico de la canción plasmada en ese viejo 45 rpm, el contrabajo, los coros, y su orquestación musical que expresa formas y contrastes en muchos casos incomprensibles para quienes somos ajenos al mundo de la música, pero sumamente sensibles a su magia, se convirtieron para el suscrito en una especie de himno personal que desde entonces me ha perseguido a todas partes.


Para entonces, finales de 1979, aún no había visto el vídeo (y sus varias versiones hoy disponibles gracias a las nuevas tecnologías de la comunicación), por entonces desconocía que el propio Paul diseñó el set (con piano, batería y dos niveles posteriores de orquesta) donde se grabó el vídeo, el mismo que marcó el regreso de Ringo Starr al grupo después de una ausencia de dos semanas, durante las cuales el baterista había anunciado su salida de la banda. Para entonces la vida era distinta, el Perú terminaba una dictadura militar y en Chimbote los neumáticos en las calles terminaban de arder y humear por las permanentes luchas laborales de los pescadores y siderúrgicos que durante toda esa década fueron una constante y tornaron violenta y en muchos casos ingobernable a mi ciudad. Tenía seis años, muchas cosas por escribir y vivir.

Balada rock de más de siete minutos, "Hey, Jude" es una de las canciones referentes de The Beatles y muestra tangible del enorme talento melódico y compositivo de McCartney, de su sensiblidad para con un niño de su entorno al que le tenía mucho afecto. La canción, dedicada a Julian Lennon y compuesta para consolarlo del divorcio de sus padres (John Lennon se divorció de Cynthia Powell en 1968), fue recordada por la misma Cynthia en Cross, Craig (2005). The Beatles: Day-by-Day, Song-by-Song, Record-by-Record: "Estaba totalmente sorprendida cuando una tarde, Paul llegó por su cuenta. Estaba conmovida por su obvia preocupación por nuestro bienestar... En el camino hacia acá compuso "Hey Jude" en el auto. Nunca olvidaré el detalle de Paul de preocuparse en venir a vernos..."
"Hey, Jude" es un himno, el tema más exitoso de los cuatro de Liverpool y aquí está su versión original en vídeo con algunos detalles de la grabación proporcionados por uno de sus protagonistas. De la canción podríamos decir mil cosas y recurrir a las cifras de ventas, álbumes, discos de oro, premios y anécdotas (este post se tornaría extenso e insufrible si las incluyera). Al suscrito le hace mucho bien cantar una canción que le trae paz y nostalgia (tan necesaria en estos días). Una tarde de abril de 2009, en Twitter nos remecimos porque T-Mobile había reunido a 13.500 personas en Trafalgar Square (Londres) para cantar "Hey Jude" en un gigantesco karaoke, una enorme y espontánea manifestación de sensibilidad y esperanza que muchos recuerdan y pocos olvidan. Aquí también está para ustedes. Life`s for sharing (la vida es para compartirla y aquí compartimos el diagrama de flujo del tema musical que nos reune) . "Hey, Jude". Pónganse a escuchar y a cantar conmigo.

1 comentario:

  1. Hermosa canción. No importa en que año hayamos nacido ni en qué lugar del mundo estemos, Hey Jude es un auténtico himno de esperanza. Gracias por tan lindo post.
    Úrsula Vites
    Lima, 45

    ResponderEliminar

only write