martes, 5 de mayo de 2009

Payaso de agosto

Tras publicar "Pelando la cebolla", su controvertida biografía, y llegar a su epicentro más polémico, el de su pertenencia pasada a las Waffen SS, el novelista alemán Günter Grass se vio amarrado a la picota del repudio público. Su figura, hasta entonces incuestionable, empezó a tambalearse. Fue en el verano de 2006. El escritor atravesó entonces una etapa difícil. La depresión le cercaba en mitad de un fuego cruzado entre sus defensores y detractores. Unos decían que sus revelaciones eran un gesto valiente y no le desacreditaban. Otros lamentaban que hubiera esperado tanto para poner el naipe más negro de su pasado sobre la mesa. El autor alemán, herido, buscó el refugió de la poesía. Escribió entonces Payaso de agosto (Bartleby), por cuyos versos se filtra toda la convulsión del momento.
En entrevista concecida a El Cultural, Grass señala que los mediores trataron de ridiculizarlo y que por ello sintió "tristeza y rabia, sí, pero también sorpresa y estupor. Yo había escrito un libro auténtico y sincero, incluso alegre en algunas partes, sobre mi juventud, y sobre algunas de las penurias vividas en aquella época, compartidas con muchos alemanes de mi generación. Y luego me encontré con que muchos periodistas interpretaron aquel libro con criterios arbitrarios y marcados por una presunta superioridad moral. Lo cierto es que sólo se fijaron en una única página de él, o en dos o tres frases sueltas. Cuando hablaban de Pelando la cebolla resultaba obvio que no la habían leído..."

El libro, que tiene ilustraciones del propio autor, ataca en cierto modo a la prensa que según el autor intentó menoscabar su trabajo. "En Polonia, España y Estados Unidos, muchos escritores me apoyaron. Y escribir los poemas de Payaso de agosto también me ayudó mucho. De ese modo pude recobrar la paz y la calma..."

3 comentarios:

  1. yo no me arañaria por las meorias dce grass y su pasado nazi. en ese tiempo era chibolo. ademas él reconoce un hec ho que seguramente pocos o nadie reconocerìa y mucho menos en un libro. un libro que no de cualquiera sino del premio novel de literatura 1999. prefiero fijarme en otras cosas... ah yo no hubiera hecho lo que grass que publica poemas para atacar a periodistas para darles su vuelto. no me parece. me quedo snomás con el tambor de hojalata.
    si, con el tambor me quedo de todos sus libros anteriores.

    zu

    ResponderEliminar
  2. es NAZI, no jodan, es Nazi

    LANDEO

    ResponderEliminar
  3. Yo también pienso que la mejor obra de Grass es El tambor de hojalata (1959), incluso la película, ganadora del festival de Cannes,con guión del propio Grass, veinte años después es altamente recomendable.
    Con respecto a su militancia nazi creo que el ha explicado que fue parte de las circunstancias que se presentaron. Junto a Norman Mailer en la Biblioteca Pública de Nueva York en abril del 2007 ,el se defendió ,el propio Mailer que presentaba la que sería su última novela "El castillo en el bosque" sobre la presencia del demonio en la vida del futuro III Reich alemán,acabó defendiendo a Grass diciendo que estando en el caso de Grass él (Mailer) hubiera terminado perteneciendo a las Waffen SS.
    Asi que yo me remito a la historia y creo que millones creyeron en ese proyecto y como Grass,que era aún adolescente,terminaron por darse cuenta que la muerte de millones no se justificaba y la guerra lo único que trajo fue una crisis en todas las áreas.
    En Alemania se iba a generar el famoso Grupo del 47 al que Boll y Grass se suscribieron que trataba de limpiar de esa carga ideológica en la que calló la literatura alemana,asi que consideremos a Grass uno de los iniciadores de esta renovación. No estoy deacuerdo con Landeo al decir que era un nazi y punto creo que hay que analizar las cosas.
    literaverba-Lector miserable.
    DNI 40931322

    ResponderEliminar

only write