martes, 26 de mayo de 2009

Se llama indiferencia






















Como los más de 119 niños peruanos muertos a causa del frío en lo que va del año no significan nada para el gobierno y mucho menos para los medios de comunicación, posteo -con el permiso de Álvaro Portales- éstas ilustraciones que hablan por sí mismas de la grave realidad que viven quienes nada tienen en la vida sino un techo precario en las alturas de Puno, Cusco y las estribaciones de los andes, un futuro incierto (oscuro) y compatriotas incapaces de solidarizarse o preocuparse de los que un día (si sobreviven) tomarán la posta: nuestra infancia perdida.

6 comentarios:

  1. tienes razón gucho. los cu¡ojudos de los periòdicos y RPP les llega al chopincenter que nuestros niños se mueran de frío en las alturas. A ELLOS SOLO LES FASCINA ENTREVISTAR A OS JONAS BRODERS los cojudos esos.
    conchudos! solo piensan en la mertmelada y en verder. triste sus vidas

    landeo.

    ResponderEliminar
  2. tienes razón landeo. si vemos todas las portadas de diarios llamados "serios" entenderemos de que esta hecha la prensa en el perú.

    que salga abailar el presidente con la p... de gisella valcarcel mienytras los niños mueren nen puno y los medios hablan de keiko, del chongo en las elecciones del apra, de mulder, de ollanta.
    a NADIE LE IMPORTA NADA.

    tapón

    ResponderEliminar
  3. si, ues, estamos jodidos asi.
    igual creo que es bueno postear dibujos como los que vemos posteados ahora
    saludos de trujillo
    carlos gàlvez

    ResponderEliminar
  4. los medios de comunicación solo comunican lo que les da dividendos económicos. el resto para ellos no existe.
    asì de simple!!!!

    ganoza

    ResponderEliminar
  5. hagamos algo. propongo: dcejemos de comprar periódicso baratos como los de la ilustraciòn y hagamos campaña en internet contra la prensa gobiernista y echada que tanto daño nos hace.
    ya?

    kike

    ResponderEliminar
  6. no manyo al tal portales pero es un excelente ilustrador según veo.
    gracias por esta pincelada de realidad.

    andrea

    ResponderEliminar

only write